Fundación Marfan Colombia

"Unidos de corazón para sensibilizar al mundo"

NORMAL O ANORMAL

Publicado el por en Blog

4.5 ( 1 rating )

UN PENSAMIENTO SUBJETIVO DE LA REALIDAD

¿Podrías decir que es normal y que es anormal?

Tal vez todos sabemos claramente la diferencia entre estas dos palabras, la verdad, no es un misterio, pero si pretendemos observar mas allá de lo que tenemos en frente, quizás el concepto de “normal o anormal” puede variar y tomar forma más allá de lo aparente.

Lo normal es aquello que a los ojos del común, sigue el esquema y prototipo de lo regular, de aquello que no se salta los parámetros de lo establecido y que para muchos o la gran mayoría es correcto, pues cualquier cosa que sea “diferente” o que no se parezca, deja de serlo. Mientras que lo anormal, es todo aquello que se sale del molde de lo “normal” y que en la mente del común, en muchos casos, o no está bien o simplemente no es correcto al no seguir los parámetros pre establecidos por la sociedad.

Quizás, esto sea un tema que borda con los pensamientos y cultura establecidos en la sociedad, con algún tipo de programación en la mente de niños, adolescentes y adultos, algo así como un patrón de conducta visual, que lleva ordenes al cerebro y selecciona “lo que está bien y está mal” encasillando y formando grupos que segregan los comportamientos, formas de actuar y ver la vida, además de la apariencia física de las personas.  

Es entonces donde surge una pregunta ¿lo normal, es realmente normal o es lo que nos hicieron creer que era?

Si hipotéticamente imagináramos que en un principio, el patrón cultural estuviera direccionado hacia la enseñanza en los niños, de que una persona físicamente con rasgos característicos o “distintos” es totalmente normal y alguien que no tuviese ningún rasgo en particular no lo fuera, o que quién actúa según sus instintos, sin libreto o simplemente no siguiera el estereotipo del “común” fuera tan “normal” como cualquier otro y “anormal” quien no, entonces realmente ¿cómo funcionarían las cosas?. Pues realmente esto sería un circulo vicioso que repetiría la historia, cuestionamientos y en sí, los mismos patrones que quienes defienden lo “anormal” frente a lo “normal” seguirían defendiendo, pero ahora dando sentido de normalidad a lo que no lo era y anormalidad a lo que sí.

Tal vez para algunos sea un poco confuso, mientras que para otros, dé un total sentido a todo lo que los rodea, pues es claro que sea una u otra cosa, en ambos casos la mente humana comúnmente ha sido programada para ver más no para observar, para encontrar belleza en lo físico, más no en lo interno, para juzgar según la moda, los medios, o lo que la gran mayoría hace, dejando de un lado todas esas cosas que se pierden en los prejuicios y realmente distorsionan la realidad, aquella que todos tenemos en frente, pero muy pocas veces nos arriesgamos a valorar.

Es en gran medida que por esto, las mentes y los corazones de las personas se encuentran contaminadas con lo que el hombre ha creado del mundo, y también es por ello que se dice que los pensamientos de un recién nacido o un niño son puros y es la sociedad la que lo corrompe, la que va modificando esa percepción, que en principio puede tener ante la vida, ante lo que lo rodea y ante lo que sus ojos ven sin malicia o juzgamiento alguno, pues aunque se cuestione muchas veces sobre esto o aquello, pregunte e indague, lo cual es su estado natural, es lo que se le enseña y la manera como se incita a ver y entender las cosas, lo que hace que su mente programe en él, la manera como percibe todo a su alrededor.

Es por ello que debemos comprender que las palabras “normal y anormal” más allá de ser reales y ambas tener un “significado diferente” son subjetivas y su definición está dada según la manera de pensar y ver las cosas en cada individuo, de acuerdo a sus creencias, enseñanzas, educación y más allá de todo aquello que implica el hacer parte de una sociedad, están definidas según la percepción y mirada inmersa en el corazón de cada uno de nosotros, siendo así normalmente anormales o anormalmente normales en nuestra complejidad absoluta.